Únete

  • Oración
  • Misión
  • Acción
  • Cómo orar

    Ayúdame

    Ayúdame

    Utiliza nuestra biblioteca de ideas sobre la oración para desarrollar tu vida personal de oración

    Comienza ahora

    Ayúdanos

    Ayúdanos

    Guías prácticas e inspiradoras que equiparán a tu comunidad o iglesia para orar juntos

    Empieza ahora

    Ayuda a

    otros

    Ayuda a otros

    Ideas creativas para llevar tus oraciones al lugar donde vives y a la gente que te rodea

    Empieza ahora

    ¿Qué es la oración?

    ¿Qué es la oración?

    Hemos escogido algunas ideas de oraciones para ayudarte a empezar

    Sigue explorando

    Lo último

  • Lo más reciente
  • Blogs
  • Recursos

  • Destacado
  • Podcasts & Vídeos
  • Acerca de nosotros

  • Quiénes somos
  • La visión
  • Contacto
  • Lo que hacemos

  • Oración continua
  • Misiones
  • Justicia social
  • Alrededor del mundo
  • Comunidades 24-7
  • Atrás
    Blog Series

    Ven y ve

    Oración 24-7

    8 Mins. lectura

    Part 46 of 46

    26 junio 2022

    Hoy es domingo, 17 de abril ¡y es el Domingo de Resurrección! ¡Cristo ha resucitado! ¡Ha resucitado de verdad! Este es un sabbat muy especial, por lo tanto hoy vamos a orar de una forma un poco distinta.

    Haz una pausa

    Ahora, al iniciar mi tiempo de oración, hago una pausa para estar quieta; para respirar lentamente, para re-centrar mis sentidos, que se encuentran dispersos, delante de la presencia de Dios.


    Haz una pausa y ora

    Oración de Enfoque

    Señor: Vengo a ti, precisamente hoy, con una nueva esperanza. Háblame ahora mientras paso este tiempo contigo y deja que la realidad de tu resurrección disipe la desesperación y despierte el canto de amor de mi vida en ti.

    Regocijarse y Reflexionar

    Hoy escojo regocijarme en el poder de Dios, uniéndome a la alabanza ancestral de todo el pueblo de Dios en las palabras del Salmo 22.

    Toda la tierra reconocerá al Señor y regresará a él;
    todas las familias de las naciones se inclinarán ante él.
    Pues el poder de la realeza pertenece al Señor;
    él gobierna a todas las naciones.
    Que los ricos de la tierra hagan fiesta y adoren.
    Inclínense ante él, todos los mortales,
    aquellos cuya vida terminará como polvo.
    Nuestros hijos también le servirán;
    las generaciones futuras oirán de las maravillas del Señor.
    A los que aún no han nacido les contarán de sus actos de justicia;
    ellos oirán de todo lo que él ha hecho.

    Salmo 22:27-31 (NTV)

    Haz una pausa y ora

    Es el domingo después de la muerte de Jesús, y hoy me uno a las mujeres que le han seguido fielmente en su camino hasta la cruz y la tumba. Aunque esta antigua historia es muy familiar, hoy trato de mirarla con ojos nuevos. Me imagino como una de las mujeres. Al acercarme a la tumba, ¿qué veo? ¿Sombras que toman forma y color al salir el sol? ¿Oigo a los pájaros que despiertan el día? A la luz de los últimos acontecimientos, ¿cómo me siento?

    Después del sábado, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. Sucedió que hubo un terremoto violento, porque un ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose al sepulcro, quitó la piedra y se sentó sobre ella. Su aspecto era como el de un relámpago, y su ropa era blanca como la nieve. Los guardias tuvieron tanto miedo de él que se pusieron a temblar y quedaron como muertos.

    El ángel dijo a las mujeres:

    ―No tengáis miedo; sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, tal como dijo. Venid a ver el lugar donde lo pusieron.

    Mateo 28:1-6 (NVI CST)

    Supongo que las mujeres pensaron que iba a ser una mañana tranquila en la que podrían llorar en paz. En cambio, experimentan otro cataclismo.

    El dolor, la pérdida, la conmoción, el miedo y el temor; todo ello en cuestión de unos pocos latidos. Y luego esa declaración que desafía a la muerte: «No está aquí; ha resucitado, tal como dijo. Venid y ved».

    Venid y ved.

    Hoy me uno a esas mujeres y a la misionera estadounidense y escritora de himnos Fanny Crosby con este villancico de Pascua:

    Oh, la alegría y la gloria
    de la tierna historia de la Pascua,
    ¡Cristo ha resucitado! ¡Cristo ha resucitado!
    ¿Oyes decir a los ángeles?
    Todas las campanas triunfantes lo tocan,
    Todos los coros celestiales lo cantan,
    Y los suaves céfiros lo hacen volar
    por los cielos en este día sagrado.

    Oh, la maravillosa transformación,
    que realiza la salvación del mundo.
    Cristo, el Redentor crucificado,
    una vez consignado a la más oscura penumbra,
    Cambiando la sombra en esplendor,
    Con su amor tan dulce y tierno,
    Hijo de Dios, nuestro verdadero defensor,
    Resucitando sin muerte del sepulcro.

    Oh, la luz de la mañana de Pascua,
    que adorna toda la tierra y el cielo.
    Oh, qué descanso, qué alivio
    es su santidad y su amor.
    En mi corazón su paz está robando,
    Como un suave bálsamo de sanidad ,
    Cristo, mi Señor resucitado, revelando,
    Trono en la majestad de lo alto.*

    Fanny Crosby.

    Apelar / Pedir

    Padre Dios: gracias porque has dado a tu Hijo unigénito, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. ¡Él ha resucitado! ¡He resucitado! ¡Aleluya!


    Haz una pausa y ora

    Jesús: tú eres el que vive; estabas muerto, y ahora mira, estás vivo por los siglos de los siglos. Y he aquí que haces nuevas todas las cosas. Has resucitado. ¡He resucitado! ¡Aleluya!


    Haz una pausa y ora

    Espíritu Santo: gracias porque Tú, el mismo espíritu que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos vive hoy en mí, dando vida a mi cuerpo mortal. ¡Él ha resucitado! ¡Yo he resucitado! ¡Aleluya!


    Haz una pausa y ora

    Bendición del Sabbat

    Padre, ayúdame a vivir este día al máximo, siendo auténtica contigo en todo.
    Que este día traiga el descanso del Sabbat a mi corazón y a mi hogar.
    Que la imagen de Dios sea restaurada en mí, que mi imaginación sea reformada en Dios.
    Que la gravedad de las cosas materiales se aligere, y la relatividad del tiempo se ralentice.
    Que conozca la gracia para poder abrazar mi propia pequeñez finita en los brazos de la grandeza infinita de Dios.
    Que la Palabra de Dios me libere y su Espíritu me dirija en la semana que comienza y la vida que tengo por delante. **
    Amén

    *Villancico de Cuaresma, Fanny Crosby. Musica compuesta por Charles Langley

    **Adaptación de Sabbath Blessing de Pete Greig, petegreig.info

    En esta serie
    • Viaje hacia la cruz

      Lectio 365

      8 Mins.

      1
    • Hacia lo desconocido

      Lectio 365

      8 Mins.

      2
    • ¿Servir o ser servido?

      Lectio 365

      9 Mins.

      3
    • Primera oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      7 Mins.

      4
    • Cruciformidad - Una vida en forma de cruz

      Lectio 365

      8 Mins.

      5
    • Qué desperdicio

      Lectio 365

      8 Mins.

      6
    • Amor escandaloso

      Lectio 365

      8 Mins.

      7
    • Harriet Tubman: Heroína de la justicia

      Lectio 365

      8 Mins.

      8
    • ¡Traicionado!

      Lectio 365

      8 Mins.

      9
    • Invitados inesperados

      Lectio 365

      8 Mins.

      10
    • Segunda oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      7 Mins.

      11
    • Traición

      Lectio 365

      8 Mins.

      12
    • El perdón

      Lectio 365

      8 Mins.

      13
    • La fe se ha enfriado

      Lectio 365

      8 Mins.

      14
    • San Patricio: Héroe de la oración, la misión y la justicia

      Lectio 365

      8 Mins.

      15
    • Getsemaní

      Lectio 365

      8 Mins.

      16
    • Velad conmigo

      Lectio 365

      8 Mins.

      17
    • Tercera oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      7 Mins.

      18
    • Ha llegado la hora

      Lectio 365

      8 Mins.

      19
    • Con un beso

      Lectio 365

      8 Mins.

      20
    • Guarda la espada

      Lectio 365

      8 Mins.

      21
    • Óscar Romero, Héroe de la Oración y la Justicia

      Lectio 365

      8 Mins.

      22
    • A distancia

      Lectio 365

      8 Mins.

      23
    • Jesús se quedó callado

      Lectio 365

      8 Mins.

      24
    • Cuarta oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      7 Mins.

      25
    • Valor silencioso

      LECTIO 365

      8 Mins.

      26
    • El miedo y la negación

      Lectio 365

      8 Mins.

      27
    • Lágrimas de transformación

      Lectio 365

      8 Mins.

      28
    • John Donne: Héroe de la oración y la creatividad

      Lectio 365

      8 Mins.

      29
    • Confiar en la misericordia

      Lectio 365

      8 Mins.

      30
    • ¿Apariencias o integridad?

      Lectio 365

      8 Mins.

      31
    • Quinta oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      8 Mins.

      32
    • Sufriendo en silencio

      Lectio 365

      8 Mins.

      33
    • Pandita Ramabai: Heroína de la justicia

      Lectio 365

      9 Mins.

      34
    • Dos hombres llamados Jesús

      Lectio 365

      8 Mins.

      35
    • El poder del pueblo

      Lectio 365

      8 Mins.

      36
    • El veredicto de la multitud

      Lectio 365

      8 Mins.

      37
    • Dietrich Bonhoeffer: Héroe de la justicia

      Lectio 365

      8 Mins.

      38
    • Domingo de Ramos

      Lectio365

      7 Mins.

      39
    • No mires a otro lado

      Lectio365

      8 Mins.

      40
    • Amor que se da a sí mismo

      Lectio365

      8 Mins.

      41
    • Deporte para espectadores

      Lectio365

      8 Mins.

      42
    • Desamparado

      Lectio 365

      8 Mins.

      43
    • ¡El cataclismo!

      Lectio 365

      8 Mins.

      44
    • Las mujeres vigilantes

      Lectio 365

      8 Mins.

      45
    • Ven y ve

      Lectio 365

      8 Mins.

      46
    ¿Te ha gustado lo que has leído?
    Oración 24-7
    Oración 24-7