San Patricio: Héroe de la oración, la misión y la justicia

Únete

  • Oración
  • Ve
  • Hazlo
  • Cómo orar

    Ayúdame

    Ayúdame

    Utiliza nuestra biblioteca de ideas sobre la oración para desarrollar tu vida personal de oración

    Comienza ahora

    Ayúdanos

    Ayúdanos

    Guías prácticas e inspiradoras que equiparán a tu comunidad o iglesia para orar juntos

    Empieza ahora

    Ayuda a

    otros

    Ayuda a otros

    Ideas creativas para llevar tus oraciones al lugar donde vives y a la gente que te rodea

    Empieza ahora

    ¿Qué es la oración?

    ¿Qué es la oración?

    Hemos escogido algunas ideas de oraciones para ayudarte a empezar

    Sigue explorando

    Lo último

  • Lo más reciente
  • Blogs
  • Recursos

  • Destacado
  • Podcasts & Vídeos
  • Acerca de nosotros

  • Quiénes somos
  • La visión
  • Contacto
  • Lo que hacemos

  • Oración continua
  • Misiones
  • Justicia social
  • Alrededor del mundo
  • Comunidades 24-7
  • Atrás
    Blog Series

    San Patricio: Héroe de la oración, la misión y la justicia

    Oración 24-7

    8 Mins. lectura

    Parte 15 de 46

    8 diciembre 2022

    Hoy es jueves, 17 de marzo y tomamos un descanso de los acontecimientos que tuvieron lugar el día antes de la crucifixión de Jesús, para celebrar el día de San Patricio.

    En los días de fiesta nos detenemos para celebrar las historias y aprender de las vidas de los héroes de la fe, cuyo testimonio colectivo encarna nuestras seis prácticas en el corazón de Lectio 365. Éstas son: Oración y creatividad, justicia y hospitalidad, aprendizaje y misión. Por ello, hoy damos gracias a Dios por el extraordinario ejemplo de San Patricio, un verdadero héroe de la oración, la misión y la justicia.

    Haz una pausa

    Ahora, al iniciar mi tiempo de oración, hago una pausa para estar quieto; para respirar lentamente, para re-centrar mis sentidos, que se encuentran dispersos, delante de la presencia de Dios.


    Haz una pausa y ora

    Oración de Enfoque

    Padre Dios: abre mis ojos, agita mi corazón y enséñame cómo: ‘Practicar la justicia, amar la misericordia, y humillarme ante…’ ti hoy. (Miqueas 6:8)

    Regocijarse y Reflexionar

    Hoy escojo regocijarme en la fidelidad de Dios, uniéndome a la alabanza ancestral de todo el pueblo de Dios en las palabras del Salmo 71…

    Oh Dios, tú me has enseñado desde mi tierna infancia,
        y yo siempre les cuento a los demás acerca de tus hechos maravillosos.
    Ahora que estoy viejo y canoso,
        no me abandones, oh Dios.
    Permíteme proclamar tu poder a esta nueva generación,
        tus milagros poderosos a todos los que vienen después de mí.

    Salmo 71:17-18 (NTV)

    Patricio es conocido como el apóstol de Irlanda. Cuando era adolescente le capturaron y le llevaron de Gran Bretaña a Irlanda como esclavo, pero le rescataron y volvió a casa en un barco que él había visto en una visión de parte de Dios. Más tarde, como un hombre libre, Patricio escuchó una voz irlandesa que le decía en un sueño: ‘Vuelve y camina una vez más entre nosotros’. Así que volvió. 

    En La confesión de San Patricio, traducida por John Skinner, Patricio escribió acerca de su tiempo como esclavo en Irlanda…

    Oraba todo el tiempo, durante todo el día. El amor a Dios y el temor a él se hacían cada vez más fuertes en mí, y a medida que crecía mi fe, el Espíritu se volvía cada vez más activo, de modo que en un solo día rezaba hasta cien oraciones, y por la noche sólo un poco menos. Aunque estuviera en un bosque o en la ladera de una montaña, era lo mismo; incluso antes de que amaneciera, me despertaba para rezar. En la nieve, en la escarcha, en la lluvia, apenas notaba ninguna molestia, y nunca me encontraba débil, sino siempre lleno de energía. Ahora tengo claro que esto se debía al fervor del Espíritu en mi interior.* 

    La confesión de San Patricio

    Patricio describe su época de esclavo, obligado a pastorear los rebaños de sus secuestradores. En lugar de vivir en la amargura o la desesperanza, dirigió su corazón constantemente al Señor. Esto redimió su tiempo y le hizo crecer en la fe y la oración. Le preparó para recibir una visión del barco que le llevaría a la libertad, y desarrolló en él un corazón de pastor para Irlanda. 

    Apelar / Pedir

    Ahora pienso en mi situación actual: ¿Me siento alegre o triste? ¿Estoy ocupado o inactivo? ¿Está mi corazón dirigido al Señor?

    Te pido, Señor, que redimas mi tiempo y me formes para cosas buenas.


    Haz una pausa y ora

    Me pregunto cómo se sintió Patricio cuando Dios le llamó a pastorear a la gente que le había esclavizado…

    ¿Dónde o a quién me llamas, Señor? ¿Hay alguna persona o personas a las que quieres que bendiga? Te pido que me muestres quién está en tu corazón, aunque sean las últimas personas en las que yo pensaría.


    Haz una pausa y ora

    Rendirse

    En la carta de San Patricio a los soldados de Coroticus, él escribe:

    Que Dios inspire a estos hombres para que vuelvan a entrar en razón con respecto a Dios, para que se arrepientan, aunque sea el último día, de sus graves crímenes, el homicidio contra los hermanos del Señor, y para que liberen a estas mujeres bautizadas que han tomado, y así entonces merezcan vivir para Dios y ser hechos de nuevo, aquí, ahora y para la eternidad.**  

    Carta de San Patricio a los soldados de Coroticus

    Patricio hizo una campaña feroz por la liberación de los esclavos en Irlanda, enfrentándose a las bandas que mataban hombres y capturaban mujeres. Su fe no era sólo una cuestión interna de piedad, sino una ética de amor a la justicia que anhelaba ver a toda Irlanda -incluidos los soldados- transformada por la belleza, la libertad y el amor de Cristo.

    ¿Cómo puede actuar mi fe en favor de los esclavizados y oprimidos de mi mundo actual?


    Haz una pausa y ora

    Oración de Rendición

    Tomo un momento de silencio para reflexionar sobre lo que me dices a través de la vida de Patricio.

    Señor: muéstrame cómo mi fe puede ser movida a la acción, y consume mi corazón con tu amor por los que están en peligro. 

    Promesa de Rendición

    Y ahora, mientras me preparo para llevar este tiempo de oración al día que tengo por delante, el Señor, que me ama, dice en Isaías 56 que: 

    «Observe el derecho
        y practique la justicia,
    porque Su salvación va a llegar;
         Su justicia va a manifestarse.

    Isaías 56:1 (NVI CST)

    Oración para concluir

    Padre, ayúdame a vivir este día al máximo, siendo auténtico contigo en todo.
    Jesús, ayúdame a darme a los demás, siendo amable con toda la gente con la que me encuentre.
    Espíritu, ayúdame a amar a la gente que se encuentra perdida, proclamando a Cristo en todo lo que digo y hago. 
    Amén.

    En esta serie
    • Viaje hacia la cruz

      Lectio 365

      8 Mins.

      1
    • Hacia lo desconocido

      Lectio 365

      8 Mins.

      2
    • ¿Servir o ser servido?

      Lectio 365

      9 Mins.

      3
    • Primera oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      7 Mins.

      4
    • Cruciformidad - Una vida en forma de cruz

      Lectio 365

      8 Mins.

      5
    • Qué desperdicio

      Lectio 365

      8 Mins.

      6
    • Amor escandaloso

      Lectio 365

      8 Mins.

      7
    • Harriet Tubman: Heroína de la justicia

      Lectio 365

      8 Mins.

      8
    • ¡Traicionado!

      Lectio 365

      8 Mins.

      9
    • Invitados inesperados

      Lectio 365

      8 Mins.

      10
    • Segunda oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      7 Mins.

      11
    • Traición

      Lectio 365

      8 Mins.

      12
    • El perdón

      Lectio 365

      8 Mins.

      13
    • La fe se ha enfriado

      Lectio 365

      8 Mins.

      14
    • San Patricio: Héroe de la oración, la misión y la justicia

      Lectio 365

      8 Mins.

      15
    • Getsemaní

      Lectio 365

      8 Mins.

      16
    • Velad conmigo

      Lectio 365

      8 Mins.

      17
    • Tercera oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      7 Mins.

      18
    • Ha llegado la hora

      Lectio 365

      8 Mins.

      19
    • Con un beso

      Lectio 365

      8 Mins.

      20
    • Guarda la espada

      Lectio 365

      8 Mins.

      21
    • Óscar Romero, Héroe de la Oración y la Justicia

      Lectio 365

      8 Mins.

      22
    • A distancia

      Lectio 365

      8 Mins.

      23
    • Jesús se quedó callado 

      Lectio 365

      8 Mins.

      24
    • Cuarta oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      7 Mins.

      25
    • Valor silencioso

      LECTIO 365

      8 Mins.

      26
    • El miedo y la negación

      Lectio 365

      8 Mins.

      27
    • Lágrimas de transformación

      Lectio 365

      8 Mins.

      28
    • John Donne: Héroe de la oración y la creatividad

      Lectio 365

      8 Mins.

      29
    • Confiar en la misericordia

      Lectio 365

      8 Mins.

      30
    • ¿Apariencias o integridad?

      Lectio 365

      8 Mins.

      31
    • Quinta oración de sabbat para La Cuaresma

      Lectio 365

      8 Mins.

      32
    • Sufriendo en silencio

      Lectio 365

      8 Mins.

      33
    • Pandita Ramabai: Heroína de la justicia

      Lectio 365

      9 Mins.

      34
    • Dos hombres llamados Jesús

      Lectio 365

      8 Mins.

      35
    • El poder del pueblo

      Lectio 365

      8 Mins.

      36
    • El veredicto de la multitud

      Lectio 365

      8 Mins.

      37
    • Dietrich Bonhoeffer: Héroe de la justicia

      Lectio 365

      8 Mins.

      38
    • Domingo de Ramos

      Lectio365

      7 Mins.

      39
    • No mires a otro lado

      Lectio365

      8 Mins.

      40
    • Amor que se da a sí mismo

      Lectio365

      8 Mins.

      41
    • Deporte para espectadores

      Lectio365

      8 Mins.

      42
    • Desamparado

      Lectio 365

      8 Mins.

      43
    • ¡El cataclismo!

      Lectio 365

      8 Mins.

      44
    • Las mujeres vigilantes

      Lectio 365

      8 Mins.

      45
    • Ven y ve

      Lectio 365

      8 Mins.

      46
    ¿Te ha gustado lo que has leído?
    Oración 24-7
    Oración 24-7