Cómo orar

Ayúdame

Ayúdame

Utiliza nuestra biblioteca de ideas sobre la oración para desarrollar tu vida personal de oración

Comienza ahora

Ayúdanos

Ayúdanos

Guías prácticas e inspiradoras que equiparán a tu comunidad o iglesia para orar juntos

Empieza ahora

Ayuda a

otros

Ayuda a otros

Ideas creativas para llevar tus oraciones al lugar donde vives y a la gente que te rodea

Empieza ahora

¿Qué es la oración?

¿Qué es la oración?

Hemos escogido algunas ideas de oraciones para ayudarte a empezar

Sigue explorando
Atrás

Ora por tu ciudad o pueblo

5 Mins. lectura

«…buscad el bienestar de la ciudad adonde os he deportado. Pedid al Señor por ella, porque vuestro bienestar depende del bienestar de la ciudad».

Jeremías 29:7
Ora por tu comunidad local; busca el reino de Dios, intercede por la gente e invita a la presencia de Dios con estos cuatro pasos…

1. Infórmate

Aprende más sobre el lugar en el que vives. Esto puede llevar tiempo, pero cuanto más informado estés, más específicas podrán ser tus oraciones. Investiga:

  • ¿Quién vive en tu zona? ¿Que beneficios y desafíos enfrentan?
  • ¿Qué etnias y clases sociales viven y trabajan en qué barrios?
  • ¿Dónde están los centros de poder: las oficinas políticas, las comisarias de policía y los medios de comunicación, los centros de negocios, las finanzas, la educación y las artes?
  • ¿Qué templos, iglesias, mezquitas y otros espacios o monumentos sagrados hay?

2. Actúa

Salid a las calles y haced una caminata de oración por vuestra comunidad manteniendo los ojos abiertos y los oídos atentos a la dirección de Dios. Mientras caminas:

  • Observa: las luces, los edificios, y la gente. ¿Que observas?
  • Escucha: pide a Dios que te diga qué ve Él, por lo que Él se preocupa y dónde Él ya está obrando.
  • Interactúa: habla con las personas con las que te cruzas. Pregúntales qué creen que necesita el barrio, escucha sus historias y hazles preguntas.

Descubre más sobre Las caminatas de oración.

3. Reuníos

Ahora que tienes un buen conocimiento de tu zona y de la gente que la habita, puedes rezar solo o compartir lo que has aprendido con otros.

Jesús dijo: ‘Cuando dos de vosotros os reunís sobre cualquier cosa en la tierra y hacéis una oración, mi Padre en el cielo entra en acción’. (Mateo 18:19 MSG)

Dedica tiempo a orar con amigos, como iglesia o como iglesias unidas en tu pueblo, ciudad o localidad.

Cuando ores:

  • Da gracias por todo lo bueno que has visto (Salmo 100:4)
  • Bendice a la gente y los lugares donde se está realizando trabajo importante (colegios, bancos de alimentos, ayuntamientos, etc.) (Jeremías 29:7)
  • Escuchad a Dios juntos – ¿qué dirección os da en oración? ¿Hay pasajes bíblicos, promesas, imágenes o palabras que te ayuden a dirigir tu intercesión? Creemos en un Dios que cuida y ama a todos los seres humanos del planeta. (Santiago 1:5)
  • Pide a Dios que dé sabiduría a los diferentes tipos de líderes de tu zona (1 Timoteo 2:1-2)
  • Ora para que venga el Reino de Dios y se haga su voluntad allí donde haya privaciones o dificultades (Mateo 6:10)
  • Clama para que el Espíritu de Dios se mueva, para que la Iglesia esté equipada para la misión y para que la gente escuche y responda a las buenas noticias de Jesús. (Hechos 2:1-41)

Quizás quieras organizar reuniones especiales de oración para orar por tu ciudad a lo largo del año intercediendo por diferentes áreas y necesidades cada vez.

Para obtener ideas sobre cómo planificar y dirigir estas reuniones, lee Ideas para reuniones de oración .

4. Ponte en marcha

Conviértete en una respuesta a la oración para tu pueblo, ciudad o localidad. Mientras oras, Dios puede llamar tu atención sobre una necesidad específica o un desafío social en tu área. Pide a Dios que aumente tu compasión y que te muestre cómo tu iglesia puede ser parte de su solución para esa situación, tanto en la práctica como en la oración.

¿Hay otras iglesias u organizaciones que trabajen en esa zona o grupo de personas que se beneficiarían de tu tiempo, habilidad o generosidad?

¿Te está pidiendo Dios que empieces algo nuevo?

O tal vez Dios te está impulsando a dedicar más tiempo a estar presente en tu barrio, invirtiendo en amistades y buscando activamente formas de ser amable y generoso.

Explora más ideas sobre la oración y la misión

¿Te ha inspirado lo que acabas de leer?